Blogia
Hipolipo

Sin remedio

Todos los años se repite, seas del curso que seas y estudies la carrera que estudies, seguro que en exámenes te da por hacer algo raro. En realidad no tiene por qué ser raro, sólo algo que no pensabes que harías nunca.

Este fenómeno no se da sólo durante los exámenes sino que ya se nota en el ambiente una semana antes de que empiecen. No paseas por la calle como siempre, en realidad vas mirando los anuncios de cursos de chino a domicilio o los de exposiciones de arte con los pies; también empiezas a bajarte los DVD de Batuka para hacer algo de ejercicio. Y es que en exámenes, aunque hay mucho que estudiar también hay much aburrimiento entre tema y tema del libro.

Cuando le cuentas a alguien que no es universitario este fenómeno te mira con cara de casi asco mientras piensa: "No busques una exusa, lo que pasa es que has estado perdiendo el tiempo en vez de estudiar". Pero es inevitable, de verdad.

El caso es que yo este año me aficioné a una telenovela. Nunca pensé que me iba a pasar, había evitado la moda de los Gavilanes y a otras muchas como Betty la Fea, pero esta no puede esquivarla. Era muy mala, lo reconozco, pero aunque no tenía nada de guión y la historia era tonta, ahí estaba todas las tardes, con una bolsa de patatas fritas y una Coca-cola, esperando con ansia a que sonara la sintonía de mi serie, porque sí, ya era mi serie.

Unos días más tarde, mis compañeras de piso ya habían caído en las redes de esta seri infernal y hablábamos de sus personajes como si fueran amigos de toda la vida, como si nosotras mismas compartiéramos su historia. En la serie cantaban y nosotras teníamos sus discos con canciones como "para las cosas buenas" o "Bandera blanca al corazón" y además nos sabíamos las letras. La cosa fue a más (sí, aún podía ir a más) y empezamos a mirar en internet cosas sobre la serie. Sólo el descubridor del núcleo de la célula podrá entender la alegría que sentimos al enterarnos de que había una película de nuestra telenovela. ¡Qué risas, qué tensión y qué lloros al verla!, resulta que tenía argumento y era un drama de los que te hacen sufrir por las pobres vidas de los personajes.

Pensaba, con esperanza, que al terminar el periodo de exámenes, entre las clases y las prácticas volvería a la normalidad, que olvidaría a Marizza y a Pablo y su relación de amor-odio, pero no puedo, estoy enganchada y no hay nadie que me pueda ayudar, porque aunque la serie sea mala, aunque los personajes canten y aunque el guión sea inexistente, ya no hay remedio, me gusta.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

2 comentarios

resistiré -

Marizza y Pablo, Manuel y Mia, Vico y Roco, Marcos y Luján...
¿Qué haríamos sin ellos?
Te entiendo.
Gracias.
Compartimos sentimientos.
Resistiré (bandera blanca al corazóooooon...)
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

Logrein Chaoswheel -

Te entiendo perfectamente. a mi me pasa lo mismo pero desde el lado contrario y es francamente duro. Pero bueno, es lo que hay así que me aguanto. Ojalá vayan todos al infierno
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres